Nuestras soluciones Smart City nacen con la ideología con la que nació Intelify por el año 2009 con el objetivo de ofrecer soluciones de base tecnológica para la gestión de las ciudades del futuro. De hecho partimos con el objetivo claro de ayudar en la gestión de las metrópolis partiendo de datos que nosotros mismos con nuestra plataforma podemos recopilar o integrarnos dentro de cualquier plataforma externa.

Las soluciones smart city que desde Intelify se ofrecen dan un valor añadido a los ciudadanos, que a partir de la creación de algoritmos pueden obtener la mejor alternativa en base a sus preferencias, incluyendo servicios de notificaciones en tiempo real ante incidencias.

Las soluciones smart city que ofrecemos permiten obtener una imagen muy nítida de la movilidad urbana en tiempo real en base a la gestión de los datos procedentes de los dispositivos móviles de los ciudadanos, que registran sus desplazamientos, entre otros muchos items de recogida de datos que podemos ofrecer.

Mañana lanzamos un proyecto piloto durante 5 días en la ciudad de Córdoba que hemos denominado Córdoba en redes. Con nuestro servicio Do it social pretendemos conocer cómo interaccionan los usuarios con espacios físicos y de cómo de predispuestos se encuentran los mismos a pasar tarjetas de manera física por 3 puntos situados en la ciudad. La propuesta de valor se encuentra para el turista en recibir información en su correo electrónico sobre el entorno y sobre horarios de monumentos además de un descuento en algún establecimiento dentro del entorno.

El proceso es simple. Un usuario podrá registrarse a través de doitsocial.net en nuestro sistema y a continuación podrá, bien utilizando una tarjeta que le proveeremos en el punto de información turístico situado en el Alcázar de los Reyes Cristianos, bien utilizando un lector QR que incorpore su propio teléfono móvil, recibir información de utilidad. Se trata de un piloto para conocer cómo interactúan los turistas en una ciudad como Córdoba y cómo de dispuestos están a pasar tarjetas por puntos espaciados en las ciudades o utilizar su propio lector de códigos QR que pudiera llevar el mismo. Al finalizar el piloto, los visitantes a la ciudad de Córdoba recibirán de manera automatizada una encuesta preguntándoles sobre su estancia en la ciudad de Córdoba

Los puntos Do it social estarán repartidos en el punto de información turístico del Alcázar de los Reyes Cristianos, en la calle Cardenal Herrero junto a la calle Céspedes y frente a la tienda gourmet de Bodegas Mezquita, así como en la puerta de la Posada del Potro. Los establecimientos que se han sumado a esta promoción ofreciendo una excelente oferta son son: Bodegas Mezquita (cerveza o vino con tu primera tapa), Restaurante Puerta Sevilla (con tu comida/cena, recibirá gratuitamente postre gratuito + un perfume + visita a un patio cordobés) y El Cazador de Iconos (una caña de cerveza con tu primera tapa)

Esperamos poder contar las principales conclusiones del estudio y de cómo los usuarios están interesados en interactuar con el mundo físico utilizando, no aplicaciones móviles como puede ser la que contamos en Cordobapedia, sino tarjetas físicas.

Desde hace unos meses vemos cómo el hype de las smart cities empuja a todo tipo de organizaciones, colectivos y demás a sumarse a una carrera por ver quién es la ciudad más “smart”, quiénes están haciendo más cuestiones de base tecnológica en las ciudades y qué tecnologías se están empezando a utilizar. Pero veo un peligro intrínseco en este tema: la aparición del rankismo como única manera de medir cómo de inteligentes son las ciudades y por otra, no entender que cada ciudad tiene unas características propias que no son iguales que las de otras ciudades.

Las estrategias inteligentes a llevar a cabo en Madrid no serán las mismas que las que deben de llevarse posiblemente en una ciudad como Córdoba, entre otras cosas, porque no presentan la misma realidad socioeconómica: ¿cómo va a ser lo mismo una ciudad con un 15% de paro que una con un 32% de paro? Desde el punto de vista genérico, sí entendemos que habrá similutudes, pero las estrategias serán totalmente diferentes.

Me llama la atención que cuando se habla de ciudades inteligentes siempre se hace, o casi siempre, referencia a infraestructuras técnicas, de hardware, pero sin embargo, no se habla de las iniciativas en el campo del contenido y de cómo de inteligente es una ciudad por haber llevado a cabo estrategias de generación de contenido local, precisamente local.

El caso de Cordobapedia es paradigmático. Durante los últimos 12 meses, Cordobapedia ha sido visitada por 250.000 veces por cordobeses, que corresponden básicamente a 125.000 cordobeses únicos. Esto es aproximadamente el 30% del total de cordobeses que utilizan Cordobapedia en Córdoba y provincia. ¿Cuántos servicios locales y/o municipales ofrecen estos números? ¿No es una aproximación inteligente contar con una iniciativa como Cordobapedia? ¿Cómo cuenta que contemos con una aplicación móvil que permite mostrar de manera georeferenciada esa capa digital de lo que fue Córdoba a través de sus personajes populares?

Podría incluir algunos de las estrategias que se han llevado a cabo desde un nivel nacional, en este caso a nivel español que ha redunda directamente en el ámbito local. ¿Cómo se contabiliza que Córdoba cuente con prácticamente el 90% de su hemeroteca digital compuesta de más de 50 periódicos digitalizados desde el año 1850 hasta 1940? Otras ciudades posiblemente no cuentan con el mismo número de periódicos a disposición…Indefectiblemente una será más inteligente que la otra, entre otras cosas, porque está proveyendo de información local a sus ciudadanos, sobre sus raíces y procedencia.

Huyamos de rankings que distraen de la importante y fundamental y concentrémonos en iterar: “pruebas, errores y aprendizajes” que es la única manera en la que realmente se hace inteligente a una ciudad, empoderando a través de los propios ciudadanos.

El pasado mes de agosto fuimos elegidos por la productora CEDECOM para realizar una cápsula sobre Ciudad 2020 y nuestro producto City Analytics para ‘Andalucía es’. Se trata de una cápsula de 1’30’’ de información donde se destacan las empresas pioneras de Andalucía o los lugares de mayor interés… todo lo que se hace desde Andalucía y que es pionero o innovador.

Por aquí salen las caras de los compañeros que realizan día a día un duro trabajo para que la tecnología funcione y para que sigamos avanzando para ofrecer cada día un servicio mejor.

Desde aquí queremos agradecer al equipo de grabación que pasó con nosotros una mañana entera y se empapó de nuestra tecnología, donde estamos y hacia dónde nos dirigimos.

Viajaba ayer hacia Granada y mientras conducía por la carretera, no pude dejar de fijarme en el cartel de la gasolinera Repsol que se veía desde 1 kilómetro antes. Evidentemente la razón de la altura del anuncio era transmitir a los conductores que existe una gasolinera más adelante y que tienes la oportunidad de echar gasolina si lo necesitas. Cuando pasé cerca de la misma sin detenerme, al lado había otro cartel también de enormes proporciones indicando el precio de las 5 ó 6 gasolinas existentes. El objetivo de ese cartel es informar a los usuarios de los precios de la gasolina.

Sin embargo, a mi esa información no me transmitía nada de nada. Y no lo hacía porque ni sé yo el precio de la gasolina ni sé comparar con otras gasolineras del entorno ni si era muy cara o muy barata. Es decir, el objetivo del cartel no cumplía su misión conmigo, aunque probablemente sí lo haga con otros.

Pensaba entonces cómo podrían rediseñarse los carteles de las gasolineras para intentar dar el máximo de información a todo tipo de conductores y rápidamente pensí en los códigos de colores y de cómo los mismos podrían ser asociados para que dieran información sobre la conveniencia o no de mi parada en función de un color.

  • Color rojo: gasolina más cara que en otro sitio
  • Color amarillo: gasolina similar a otro sitio
  • Color verde: gasolina más barata que en otro sitio

Me vino a la mente que ante esa tesitura, un potencial cliente de este servicio (gasolineras) podrían decir que nos le interesa nunca ofrecer la información en tiempo real porque en caso de ser más cara que ningún otro sitio, indicarían que no entres a consumir.

Siendo esto verdad, también es verdad que aquella empresa que quisiera basar su estrategia en precios bajos y calidad de servicio, casi siempre estaría encendida en verde, lo que probablemente llevaría a más clientes a su servicio. También habría aquellos que dijeran que se puede utilizar la información y ofrecerla para su visualización a través de dispositivos móviles.

Ocurre lo mismo en las ciudades y en la gestión de la circulación de calles de un único sentido. Éstas son de un único sentido porque no hay información suficiente para los que conducen que no te vas a encontrar con un vehículo de frente. Sin embargo, una combinación inteligente de LEDs empotrados en las calles y de dispositivos de reconocimiento de llegada de vehículos, permitiría de manera fácil poder hacer que las calles de una única dirección se convirtieran de dos direcciones. En ese momento, la circulación en los cascos históricos se revolucionaría por completo.

En la era de la sobreabundancia de la información y del uso de gadgets, habrá mucha parte de la población que no quiera tener que depender del uso de dispositivos para tomar una decisión, simplemente por experiencia de usuario y que prefiera tener que depender de sus sentidos naturales para la toma de decisiones

Los códigos de colores dinámicos, que hacen uso de la información del entorno y que cambian para ofrecer información para la toma de decisiones, van a ser uno de los campos emergentes a medio y largo plazo. En un mundo hiperconectado, no sólo hace falta pensar en dispositivos con todo tipo de información, sino en saber combinar la información que se tiene y poder ofrecerla para la toma de decisiones correcta de la mejor manera posible, y en esa, no siempre son los dispositivos móviles.

Existe una agria polémica en la ciudad de Córdoba sobre la peatonalización integral o no de uno de los ejes más importantes de la ciudad: la calle Cruz Conde. Por una parte, se encuentran los comerciantes quienes demandan una peatonalización integral de la calle (hasta hace 1 año de acceso al tráfico rodado), mientras que por otra se posicionan los vecinos, taxistas y otros colectivos en favor de la movilidad, que reclaman en mayor o menor medida el acceso de vehículos, bien sean sólo transporte público, carga y descarga o taxis.

[fusion_builder_container hundred_percent=”yes” overflow=”visible”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”]

la Calle Cruz Conde

Calle Cruz Conde

Uno de los argumentos esgrimidos por los comerciantes de la calle Cruz Conde es que la tranquilidad que tienen los peatones para pasear por la calle se vería afectada por el paso de vehículos. No es lo mismo saber que estás en una calle en la que aparentemente no pasan coches, que en una que sabes que puede llegar a pasar transporte público.

Independientemente de las razones que tienen cada una de las partes, encontramos que este tipo de argumentos son fácilmente solventables mediante información visual. Incluir señales visuales y sonoras sobre la llegada de un vehículo integrados en el propio mobiliario de la propia calle, permitiría poder avisar de la llegada de vehículos y que de una manera transparente, avisar el resto de peatones de la llegada de un potencial peligro.

[/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”]

Calle Ambrosio de Morales

Ocurre lo mismo en la gestión de la movilidad en las calles estrechas de las ciudades que cuentan con un casco histórico. Actualmente esas calles sólo son de una sola dirección. Sin embargo, son de una sola dirección, porque se desconoce si viene un vehículo en dirección opuesta no permitiendo de esta manera que puedan circular ambos de ellos. Sin embargo, ¿qué ocurriría si las calles estrechas fueran de doble dirección gracias a un sistema que priorizara el tráfico para unos y otros? Automáticamente, la movilidad sería mucho más fluída porque los vehículos circularían siempre por aquellos trayectos que unieran los puntos de la manera más rápida posible.

Este tipo de interfaces visuales aunque también sonoros incrustados en mobiliario de la ciudad van a ser mainstream en los próximos años en nuestras ciudades. Sólo queda tener la visión para saber promoverlos en las ciudades inteligentes, en las smart cities tan en boga ahora.[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Este pasado miércoles, tuvimos el honor de participar en el curso Administración electrónica, gobierno abierto y empresa digital que organizaba la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. En nuestra intervención tuvimos la oportunidad de hablar de la situación histórica donde nos encontramos ahora (llegada de la tecnología como base de la nueva cultura, formas de gobierno, etc), el empoderamiento tecnológico que tenemos y de las consecuencias que tiene ello en el ámbito de los datos, especialmente los datos en ciudades.

A partir de 2 horas y 35 minutos, tenéis el comienzo de la charla de una duración de 1 hora aproximadamente

I am participating today in the Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) summer courses to talk about Open Data, e-Administration, open government and smart cities. My goal in the course is to transmit the importance of all type of initiatives on Open Data, in order to have the neccesary data to take optimal decisiones. This is the goal of Open Data Córdoba, the project designed by Blobject and Alfredo Romeo. Enjoy it!

Ciudad 2020 ha estado presente en la Cátedra Gedestic de la Politécnica de Valencia para hablar de lo que hacemos en Ciudad 2020 principalmente. Esta es nuestra presentación

Después de meses de trabajo y de solución de problemas de toda índole que tienen que ver con echar a andar una tecnología de este tipo, estamos muy contentos de presentar el mapa de movilidad de Córdoba en tiempo real. El mapa de movilidad de Córdoba en tiempo real tiene como objetivo ofrecer de manera conceptual una aproximación sobre cómo se está moviendo la población de Córdoba así como sus visitantes en tiempo real.

[fusion_builder_container hundred_percent=”yes” overflow=”visible”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”]

Mapa de movilidad de Córdoba

Gracias a la presencia de unos 40 dispositivos Intelify (dispositivos autónomos), conocemos cómo se mueven los habitantes en la ciudad, el número aproximado de ellos así como las principales características de los mismos, entre otras, perfiles que tienen así como principales rutas de destino y origen de estos.

Este prototipo nos va a servir para poder enseñar de manera diáfana a qué nos dedicamos y qué posiblidades ofrecen este tipo de herramientas para todo tipo de agentes que trabajan en las ciudades en el siglo XXI.

PS: Todavía estamos ajustado determinados parámetros de ahí que haya datos incoherentes. La calidad de los datos se va incrementando conforme tengamos más datos[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]